Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 4 de diciembre de 2016

Oposición o postureo

Guardar en Mis Noticias.


Parece que el PSOE está haciendo hoy, con un año de retraso, lo que debió hacer tras las elecciones generales del pasado mes de diciembre: dialogar.

Porque, del diálogo, ya están brotando unos primeros frutos que evidencian hasta que punto se ha perdido un tiempo precioso, por el empecinamiento de quienes antepusieron sus egos al interés de los españoles, de sus instituciones y del prestigio de España.

 

Puede pensarse que los logros son aún escasos, y seguro que Unidos Podemos tratará de convertirlos -ya lo está haciendo- en el plato de lentejas por el que los socialistas han vendido su alma al Partido Popular. Pero, no nos equivoquemos, los avances en los Presupuestos, el pacto sobre el techo de gasto y la subida del salario mínimo interprofesional, han puesto de manifiesto el drástico cambio que, por obra y gracia de los electores, que han dado sabiamente la espalda a las mayorías absolutas, se está produciendo en la gobernanza de nuestro país.

 

A pesar de todo, nadie debería lanzar ningún tipo de campanas al vuelo. Ni tampoco especular con cambios drásticos en las posturas sobre quien es oposición y quien deja de serlo. Falta mucho por hacer; falta mucho por aceptar el cambio que vive el escenario político español y, en consecuencia, acomodarse democráticamente a él.

 

El Partido Popular, que de momento ha apostado por el PSOE para cerrar estos acuerdos, no puede considerar que los socialistas se han convertido, de la noche a la mañana, en sus socios de referencia. Porque no es así. El indudable sentido de Estado que históricamente ha demostrado el Partido Socialista Obrero Español, no puede llevarle a olvidar ni sus principios ni el electorado al que se debe. Hacerlo sería cegar la salida de ese túnel en el que se Pedro Sánchez les metió, y del que solo con mesura e inteligencia lograrán salir: demostrando que sus decisiones logran beneficios para la ciudadanía.


Por otro lado, Unidos Podemos, tampoco debería, aunque ya lo está haciendo, dar más cancha a la verbena con la que acostumbran a festejar todos sus planteamientos. Hoy por hoy, y digan lo que digan, el PSOE les ha ganado la mano. Y la gente, que no es tonta, se está dando cuenta de que una cosa es hacer oposición real, oposición constructiva, y otra, muy distinta, el "postureo".

 

Ciudadanos, por otro lado, está siendo injustamente relegado en estas cuestiones en las que, por derecho, debería haber mantenido una participación protagonista. Resulta difícil entender por qué el PP no lo ha tenido en cuenta, sabiendo como sabe que a muy corto plazo lo necesitará. Sin ir más lejos, para la aprobación de unos presupuestos generales para los que, muy difícilmente, va a poder contar con el PSOE.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress