Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 21 de noviembre de 2016

Políticos de escuela

Guardar en Mis Noticias.

No tenemos escuelas de políticos ni políticos que creen escuela. No hay "entrenadores" que formen a los jóvenes delfines hasta que estén preparados para dar el salto. Los futuros políticos son elegidos a dedo por el que manda y su mayor virtud es no sobresalir, no exponerse demasiado, porque enseguida los que manejan las listas -el más poderosos instrumento de poder de un partido- les cortan las alas. Hay que ser complaciente con el líder y moverse con astucia entre el aparato para que le descubran a uno. Y acertar cuando alguien se embarca en la lucha por el poder.

Iglesias y Errejón, amigos y residentes en Madrid, andan empeñados en una lucha sorda de la que, probablemente, uno de los dos acabará cayendo. Yo no veo a Errejón en el marxismo leninismo ni en el culto al líder que protagoniza, encantado como está de haberse conocido, Pablo Iglesias. Lo que está en juego es qué partido va a ser Podemos. Porque todavía, a pesar de tener muchos millones de votos, sólo es un movimiento sin definición ideológica.

 

Lo mismo sucede en el PSOE, donde Pedro Sánchez va a empezar su personal travesía del desierto para recuperar el poder y echar de allí a los que le mandaron al infierno. La izquierda ha perdido muchos de sus valores tradicionales y casi todas sus referencias y tiene que repensarlos. Pero se está quedando en la lucha por el poder, aunque sea tocándolo de refilón como le va a pasar en el País Vasco y sin decidirse a ser, de verdad, la oposición que ponga el PP en su sitio, colaborando para sacar a España de la ingobernabilidad. El PSOE está tocado.

 

Y es que hay "heridas de campaña" que no se borran fácilmente. En eso tenemos mucho que aprender de Trump. Tras entrevistarse afablemente con Obama, al que menos bonito le dijo de todo poco antes, ahora trata de formar su Gobierno y se está reuniendo con políticos de su propio partido, que no son precisamente "amigos". El excandidato presidencial, Mitt Romney, que suena como secretario de Estado, llamó a Trump "deshonesto, farsante, misógino, histriónico... un fraude". Y Trump le había calificado de "artista del fracaso" y de perdedor compulsivo. No es el único que después de denunciar las tropelías de Trump, mañana puede ser compañero de gabinete de quien es candidato a ser uno de los peores presidentes de la historia de Estados Unidos. En Francia, con la campaña para ser el líder de las derechas y de las izquierdas, sucede lo mismo. Es muy difícil restañar las heridas causadas innecesariamente en la lucha por el poder.

 

Pero lo peor de esta "nueva forma" de hacer política está sucediendo en Corea del Sur. A los ataques políticos a la presidenta, Park Geun-hye, se suman ahora acciones de "marketing". Un "artista" le ha dedicado una escultura que muestra a una amiga de la presidenta -presuntamente beneficiada con unos 70 millones de dólares- "defecando" una figura que no es otra que la propia presidenta. La obra se titula "Nacida de la mierda" (sic). Y en las tiendas se vende desde leche de soja con el mensaje de "Vete, Park" a equipos para manifestaciones o videojuegos donde el ganador es el primero que meta en la cárcel a la amiga de la jefa del Estado. Y luego algunos reclamamos que aquí se prestigien las instituciones...

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress