Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 17 de noviembre de 2016

De la primavera al infierno

Guardar en Mis Noticias.

Hace unos días leía en un periódico una noticia en la que se contaba que Naciones Unidas había elaborado un informe con las conclusiones de los resultados de la llamada "primavera árabe". Como supondrán el informe es desolador. Y no solo por el empobrecimiento de los países que protagonizaron esa mal llamada "primavera" (565.000 millones) sino sobre todo por las pérdidas en vidas humanas y la tragedia que se ha cernido sobre millones de personas que han perdido todo.

Desde Occidente se alentaron aquellas "revoluciones" cuyos resultados han sido devastadores en países como Siria, Libia, Yemen, Egipto, y Túnez se salva por los pelos, aunque la inestabilidad persiste y el empobrecimiento del país aumenta día a día.

 

El caso es que los "aprendices de brujo" de las chancillerías occidentales, desde Estados Unidos pasando por los países de la Vieja Europa, alentaron, en función de sus intereses, las revueltas cuyo primer resultado fue sustituir a dictadores laicos por dictadores religiosos. Porque no hay que olvidar que buena parte de la oposición en Túnez, Libia, Egipto, Siria, etc, estaba y está alentada por movimientos y partidos islámicos que hasta el momento no han demostrado ninguna predisposición por la democracia tal y como la entendemos en Occidente.

 

Por si fuera poco países que hasta ahora parecían estables, como Jordania y Marruecos, también empiezan a sentir el aliento de los integristas, por no hablar de la deriva en que está la Turquía de Erdogan donde se persigue con saña cualquier disidencia.

 

De manera que de la esperanza de la primavera se ha pasado a la oscuridad del infierno sin que parezca que haya una solución a corto plazo.

 

Ahora mismo se hacinan en las fronteras de Europa miles de refugiados sirios que intentan escapar del horror de la guerra. Gente que tenía sus casas, sus medios de vida, sus familias y que por culpa de la maldita guerra emprendida en nombre de esa fallida "primavera" ahora se han convertido en refugiados en una Europa que para colmo les cierra la puerta.

 

Es evidente que cuando las chancillerías de Occidente tomaron la decisión de apoyar esas "primaveras" no lo hicieron movidos por que querían ayudar a que esos regímenes se convirtieran en democracias, sino en defensa de unos intereses económicos y geoestratégicos concretos.

 

Ahora desde la ONU han puesto cifras al desastre de esas primaveras convertidas en infierno. No voy a preguntar si quienes alentaron este desastre duermen tranquilos por la noche porque me se la respuesta: duermen estupendamente porque para ellos las personas son solo números.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress