Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 6 de noviembre de 2016

España está de vuelta

Guardar en Mis Noticias.


La frase es del nuevo ministro de Asuntos Exteriores del gobierno. Lo dijo en su toma de posesión y creo que refleja bastante bien lo que acaba de ocurrir.

Después de más de 300 días de bloqueo político, de gobierno en funciones, España está de nuevo en el tablero político. Hay que recordar que todos estos días, casi un año, se han dejado de trasponer más de 60 directivas europeas, hay muchos embajadores por nombrar y muchos altos funcionarios por destinar a organismos internacionales. Mariano Rajoy de nuevo asistirá a las cumbres y a las reuniones de los socios europeos sin tener que contar, casi como monotema, que estaba en funciones y que por tanto no podía tomar decisiones. Ahora, sin más tiempo que perder, hay que arremangarse y coser unos presupuestos y un programa de estabilidad de forma urgente y después abordar la reforma educativa, financiación autonómica y sistema público de pensiones.

 

Está claro que Rajoy ha sido fiel al discurso de investidura del sábado de su definitiva investidura. El presidente dejó claro entonces que las líneas maestras de la política económica no se iban a tocar porque han funcionado. Y es lo que ha hecho, Mantener los tres pilares: Bañez, Montoro y De Guindos. Los tres seguirán llevando el peso de la economía para la que, por cierto, la Autoridad Fiscal Independiente augura un semestre próximo espectacular en crecimiento y en empleo. El pronóstico es que el PIB crezca un 0,9 por ciento tanto en el último trimestre de este año como en el primero del próximo, con la consiguiente creación de empleo. Rajoy ha seguido esa máxima que dice que lo que funciona, no se toca. Y, probablemente, algunas cosas se tocarán y esperemos que para mejorar, porque también aseguró el presidente que no contaran con él para enmendar el trabajo realizado y que se había demostrado acertado.

 

España está de vuelta y el camino no va a ser fácil. Nuestros socios nos esperan con el canasto de las chufas. Hay que cumplir con los objetivos marcados y hay, por tanto, mucho que negociar. Los asuntos pendientes son muchos y variados y no hay tiempo que perder. Ya el consejo de ministros del viernes tomó nota de que en breve hay que citar a los agentes sociales y al Pacto de Toledo. Toca pues trabajar y muy duro. Cierto que el gobierno ha estado en funciones, pero no lo ha estado la economía, la inversión y el empleo. En todo caso, ahora hay que convencer a los que estaban esperando para que las cifras mejoren aún más y el clima político se estabilice.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress