Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 4 de noviembre de 2016

Los ministros y yo

Guardar en Mis Noticias.

Intento repasar los momentos estelares de mi vulgar existencia, y como no soy Stefan Zweig, tampoco encuentro instantes especialmente esplendorosos, salvo los que suelen ser comunes a todos los mortales.

Bueno, sí, hay media docena de circunstancias que se me grabaron con especial satisfacción, pero en ninguna de ellas recuerdo, por ejemplo, quién era el ministro de Agricultura o quien ostentaba la cartera de Asuntos Exteriores.

 

Incluso cuando pasé fugazmente por la Administración y trabajé con algunos ministros, sólo me importaban aquellos que eran admirados o amigos -Rafael Calvo Ortega, Paco Fernández Ordoñez, Joaquín Garrigues Walker o Rodolfo Martín Villa- mientras al resto los observaba con el mismo interés con que me enteraba quién había sido elegido presidente de mi comunidad de vecinos.

 

Hoy, todos los diarios aparecen con sesudos y muy meritorios comentarios sobre los nuevos ministros, pero tengo asumido que los ministros no tienen mucho poder. Y no me parece mal. Por ejemplo, te imaginas a alguno de la galería reciente que han irrumpido dispuestos a asaltar los cielos, y te alivia mucho eso, que los ministros no tengan mucho poder. Dependen del presidente del Gobierno, y el presidente del Gobierno depende de Bruselas, y en Bruselas dependen de la coyuntura económica, del precio del petróleo, y de una serie de factores que ni los deciden en Estrasburgo, ni lo determina ninguna Comisión.

 

Puede que esto decepcione a los recién nombrados e impaciente mucho a los vocacionales de esas revoluciones que cambian las sociedades de arriba a abajo, pero la francesa, por ejemplo, que parece la más drástica, después de la toma de La Bastilla mantuvo la monarquía durante más de dos años, y la decadencia de Roma se llevó casi un siglo hasta que reconociera que ya no era lo que fue. Bueno, las tomas de posesión de hoy son muy importantes para los nuevos ministros, pero en su primer empleo, en su primer amor, en su matrimonio, en sus ascensos y en su paternidad, reconozca usted que nunca tuvo que ver nada ningún ministro.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress