Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 2 de noviembre de 2016

Lo que funciona, no se toca

Guardar en Mis Noticias.

A unas horas de que Mariano Rajoy dé a conocer su nuevo gobierno, las tareas se agolpan. España no sólo tiene que trasponer más de 60 directivas europeas, nombrar bastantes embajadores y cubrir varias plazas de alto funcionario en organismos internacionales, sino que debe elaborar unos presupuestos, un plan de estabilidad y un techo de gasto.

El sábado pasado, en su breve discurso de investidura, Rajoy dejó bastante claro que las medidas de política económica y las reformas que han logrado cambiar por completo la marcha de la economía española no se tocan. Y es lógico. Lo que hay que hacer es más reformas y tomar más y nuevas decisiones que acaben de enderezar el rumbo. Hay asuntos importantes pendientes como qué hacer con el sistema público de pensiones que presenta un déficit abultadísimo y que difícilmente se corregirá exclusivamente con más empleo, aunque llegáramos a los 20 millones de cotizantes.

 

Negar, a estas alturas, los beneficios de la reforma laboral o el crecimiento de la economía y del empleo, o la caída en picado de la prima de riesgo o el aumento del superávit exterior, es sencillamente de necios. Los informes de los expertos y de las agencias de calificación hace ya tiempo que han vuelto a confiar en España y de hecho muchas inversiones estaban esperando la salida del bloqueo político y empezarán a fluir. Además, la bolsa ha cerrado octubre con una ganancia superior al 4 por ciento y el turismo no cesa de llegar a nuestro país. Claro, que hay que mirar la evolución del precio del petróleo y de los tipos de interés. Por ello, el gobierno de los elegidos mañana jueves no podrá perder ni un minuto más y precisamente aprovechar el concurso del mayor número de diputados para que pueda abordar cuanto antes las ya ineludibles reformas, que terminen de modernizar nuestro sistema productivo y educativo.

 

Ya hemos recibido varios avisos de Bruselas y parece que nos dan noviembre como último margen para presentar unas cuentas con el déficit ajustado a los compromisos. Ya sabemos que habrá que sacar 5.500 millones de euros de rebajar el gasto o de subir los impuestos. Va a haber debate y probablemente será agrio. Pero, habrá de ser corto y no me cabe duda de que el gobierno encontrará socios para no tomar decisiones que penalicen el empleo. No hay que olvidar que aún la tasa de paro afecta al 18,9 por ciento de la población activa.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress