Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 7 de octubre de 2016

La minoría incómoda

Guardar en Mis Noticias.


Las minorías siempre suelen tirar de la sisa y, si son minorías muy minorías, incluso puede que te dejen las mangas demasiado largas. Con la mayoría simple ya es otra cosa, y no te digo nada con la mayoría absoluta que incluso puedes cambiar las solapas de toda la vida por las que más te gusten, porque la mayoría absoluta es un traje a medida.

Sin embargo, el pueblo soberano hace ya dos elecciones que desconfía de proporcionarle a nadie la mayoría absoluta, y por eso muestra preferencias, sí, pero evitando que alguien, de izquierdas o de derechas, se pueda hacer un traje a medida que no le guste.

 

Pues bien, ahora al PP, cercano el instante que tanto anhelaba, que el PSOE se abstuviera para poder formar un gobierno, le produce vértigo intuir que gobernar en minoría le va a tirar de la sisa. Incluso algunos ya han notado que las perneras de los pantalones se quedarán bastante cortas y se van a ver las canillas. Es lo que hay en el pret a porter de las minorías, que se pueden adaptar a tu figura, más o menos, pero el traje también debe servir para los que apoyan con el voto las propuestas del Gobierno.

 

Y en esas estamos, compañeros del metal y de las urnas. El PSOE haciendo dengues y jeribeques para no llevar a cabo lo que ya tenía que haber hecho hace meses, o sea abstenerse para que se forme un gobierno, y el PP con el vértigo del que ha sido propietario de su piso toda la vida y ahora va a tener que vivir de alquiler. Rondaba y rondaba pidiendo a la doncella que le acompañara al cine, y ahora exige que, además, le apruebe los presupuestos, o sea, que se deje meter mano. Pues cuidado, que si hace una semana el PSOE de Pedro Sánchez aparecía como el culpable, igual si marean mucho la perdiz igual se mueve la veleta de la opinión pública. No sería la primera vez. Y Rajoy lo sabe. 
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress