Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 27 de septiembre de 2016

Sánchez frente al mundo. La última batalla

Guardar en Mis Noticias.

Los resultados han sido los peores posibles para el PSOE. Descalabro e irrelevancia en Galicia y Euskadi. La reacción de Ferraz ha sido escueta: huída hacia delante, convocatoria de congreso con primarias y resistencia numantina.

Pedro Sánchez se ha quedado solo con la permanente de la comisión ejecutiva y con deserciones previsibles. Sin un solo medio de comunicación que le de el mínimo apoyo, con la rebelión generalizada que garantiza el convencimiento general de que la salida de Pedro Sánchez de la dirección del PSOE es cuestión de supervivencia del partido.

 

Además ha habido sorpasso de Podemos en Galicia y Euskadi sin necesidad de haber tenido resultados brillantes. Esa es la segunda derrota del PSOE.

 

En el otro lado, Mariano Rajoy sale reforzado y con muchas más posibilidades de una investidura en la medida de que las elecciones del 25-S garantizan que a todos los partidos menos al PP les iría mucho peor en unas nuevas elecciones. La fórmula para una posible investidura todavía no está precisada, pero lo razonable sería que todos los demás partidos intentaran por puro pragmatismo evitar comicios.

 

El PNV no tiene obstáculos para seguir gobernando Euskadi. Mejores resultados que en las elecciones autonómicas anteriores. Y con la evidencia de un retroceso de Bildu. En Euskadi basta en segunda votación con ser el partido con más votos para acceder al gobierno. Para conseguir gobernabilidad, tiene que entenderse con el PP, con el PSOE o con ambos. Abre además la posibilidad de un pacto cruzado con el PP para gobernar en Euskadi y para desbloquear la situación en Madrid.

 

Esta apuesta es interesante para todos. Para el PNV, para distanciar su posición frente al independentismo catalán, ya establecida con la afirmación de Iñigo Urkullu y otros líderes vascos de que la independencia en el siglo XXI es una quimera que no tiene sitio en Europa. El pacto del PNV con el PP no es fácil, porque se trataría de pasar del "no" al "si" y eso requiere marketing y pedagogía. Desaparece Euskadi como amenaza para el estado, y se trata de buscar acuerdos para que el PNV se sienta cómodo en su pragmatismo de crecimiento económico.

 

Las posibilidades de un gobierno alternativo han quedado dinamitadas en dos días. Con los resultados electorales de ayer y con el final del apoyo de Podemos al gobierno socialista de Castilla La Mancha.

 

Hoy se abre una nueva etapa política en España.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress