Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sábado, 30 de julio de 2016

Cataluñexit, no gracias

Guardar en Mis Noticias.

Vuelve una vez más el cansino y pesado debate de ese grupo de españoles de Cataluña que quiere independizarse de España, porque malquelespese son españoles.

[Img #50194]Pero se ha instalado en ellos una conciencia difícil de cambiar, querer ser otra cosa habiendo nacido dentro de la Península Ibérica. Y cada día de la diada, a repetir consignas nacionalistas y de exclusión en el siglo XXI, levantar fronteras donde no las hay. Hacer un brexit donde nunca lo ha habido. El Brexit ha sido la derrota de los jóvenes británicos, tarde o temprano, sus herederos verán que será necesario volver a Europa, porque el brexit corta las alas a su futuro.

 

En Cataluña, sin embargo, insisten en votar un Cataluñexit, que supondría salirse de España para al mismo tiempo estar deseando mantener todas las relaciones de privilegio que ahora tienen en Europa y en España. Y eso no puede ser. Out es out.

 

El Barça no podría jugar la Liga de Fútbol Española. Si económicamente eso sería un zasca para ese club de fútbol, todo iría en esa dirección en todos los niveles comerciales. Hacer negocios que ahora se hacen pero con más impedimentos sería como poner palos en las ruedas. Y aún así, la ceguera es libre. Quieren la independencia. En el país de los ciegos el tuerto es el rey.

 

El tuerto catalán es el Parlament, que quiere ser a la vez sheriff y juez, ellos hacen la ley y ellos se la saltan porque ellos son la ley.

 

Además violarían los derechos que ahora tienen todos los catalanes, los independentistas y los que no lo son, porque estos últimos perderían derechos que ahora tienen plenamente adquiridos.

 

Sólo habría una salida a este laberinto. Que todos los independentistas se fueran a vivir a las provincias de Girona y Lleida. Ellos crearían su propio país independiente, con su moneda, sus equipos de fútbol independientes, sus trenes AVE, sus pensiones, sus fronteras, incluso podrían crearse su propio paraíso fiscal para los dirigentes catalanes independentistas que tanto mueven el dinero por Andorra, Suiza, Panamá, etc ¿Y se imaginan los plenos del Parlament? Todos de acuerdo en todo, ya sin españoles, todos independientes, la arcadia feliz.

 

Y que los no independentistas siguieran viviendo con todos los derechos que ahora tienen en las provincias donde no ganan los soberanistas, como Barcelona y Tarragona, con la libertad para viajar como ahora por el resto de España y Europa. ¿Cataluñexit? No gracias, no sea que me vayan a quitar la pensión, no sea que me vayan a quitar los Madrid-Barça, no sea que me vayan a pedir el pasaporte en Zaragoza.

 

Esta tierra era Hispania para los romanos, e incluso la provincia Tarraconense estaba dentro de este territorio. O sea que si no quieren ser españoles, serán hispanos igualmente. Hispanocatalanes independientes. No sean españoles, no sea que les produzca urticaria vivir con ese dolor constante. Se pueden independizar, sí, pero con todas las consecuencias, las buenas y las malas.

 

¡Ah! Y el resto de España no les roba. Hasta ahora les está pagando todos los derroches. Y eso sí hay que frenarlo. Ha llegado el momento de cortar el grifo y pagarles solamente las facturas de los gastos sociales, vía Madrid, efectivamente (ya que es aquí a donde vienen a pedir el dinero que siempre les falta). Que pasen todas las facturas y aquí vemos si son gastos básicos o se trata de megalomanías y embajadas inútiles. No se puede deber dinero a las farmacias y estar gastando en cotillones y banderas estelades. Y que el actual president de Cataluña tenga un sueldo normal, que no se pase también a la cuenta de España los casi 150.000 euretes de su nómina, si acaso, si no le llega, que se lo paguen a escote los independentistas.

 

No sabemos si esta situación tiene arreglo. Si algún día, los catalanes se sentirán orgullosos de tener dos idiomas, de vivir en un país libre y democrático, moderno, de poder ver todos los años el clásico y de poder viajar de Barcelona a Vigo, Las Palmas, Tenerife, Granada, Ávila y Madrid con la libertad que gozan ahora para hacerlo en este hermoso y bello país, tan diverso, tan dispar y plural, también con la idiosincrasia de cada región, de cada pueblo, de cada ciudad, eso es lo que tenemos y lo que no se valora (hasta que se pierde).

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 31 de julio de 2016 a las 17:38
Yuppielandia
de vivir en un país libre ??? y democrático ?????????, moderno ?????????????????????, de poder ver todos los años el clásico y de poder viajar de Barcelona a Vigo, Las Palmas, Tenerife, Granada, Ávila y Madrid con la libertad que gozan ahora para hacerlo en este hermoso y bello país, tan diverso, tan dispar y plural ??????, también con la idiosincrasia de cada región, de cada pueblo, de cada ciudad, eso es lo que tenemos y lo que no se valora (hasta que se pierde)

MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress