Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 3 de julio de 2016

Reformar la Constitución exige pactar con el PP

Guardar en Mis Noticias.

Después de unas segundas elecciones generales en seis meses, es evidente la decisión de los españoles: votaron más al PP y menos al PSOE y Ciudadanos. Si estos dos últimos partidos se emperran en seguir diciendo NO a lo coherente –a facilitar o participar de un Gobierno moderno y de coalición proeuropeo–, podríamos ir a unas terceras elecciones; y ahí, en un tercer round, socialistas y ciudadanos podrían recibir la puntilla y salir aún más noqueados.

[Img #49471]Antes de los comicios había algo en lo que los tres estaban de acuerdo: en la necesidad de introducir reformas lógicas en la Carta Magna. Eso no significa que haya que hacer cambios alocados. La Constitución no debe cambiarse porque sí, sino ser sometida a determinados ajustes y mejoras con sentido común.

 

Se pueden observar puntos de otras constituciones europeas o americanas y adaptarlas a la idiosincrasia de España. O se pueden establecer reformas puramente hispanas. En un mundo en constante evolución, parece más interesante mirar a nuestro alrededor y analizar distintos puntos de vista para ver qué se puede hacer con la Ley magna.

 

Reformar la Constitución exige el acuerdo de dos tercios de la Cámara. Si los partidos perdedores se empeñaran en poner un cordón político y más vetos al PP, la Carta Magna no se reformaría nunca.

 

Lo de trocear España, en reinos de taifas cada vez más autonómicos, con referendos nacionalistas independentistas, parece una boutade porque ahí está el ejemplo, el mal ejemplo, del Brexit. Out es out, fuera es fuera, con todas las consecuencias y eso supone mucho frío para los que se van.

 

Pensar hoy día que una nación o Estado, o autonomía, o ciudad, sólo puede evolucionar con los habitantes nativos, por razones de lengua, nacimiento o historia, es ir contra el progreso económico y social; el nacionalismo exacerbado es primitivismo antropológico y lleva a la xenofobia, al racismo, al egoísmo, a la desconexión y, por supuesto, a la exclusión, algo que va contra los más elementales Derechos Humanos.

 

Por tanto, los tres partidos constitucionalistas (presuntamente constitucionalistas, digo ¿O es que el PSOE se va a dejar abducir ahora por el regionalismo del PSC?) tienen la obligación y el deber de pactar y formar un Gobierno también moderno, lejos del sectarismo y el partidismo. Eso es lo que han dicho las urnas: más pacto.

 

Los partidos políticos teóricamente se conforman para defender el interés general, en este caso, de una España integrada en la Unión Europea, y no para defender con voz estentórea los sillones de jefes de partido que vienen y van.

 

Pedro Sánchez, líder del PSOE, cabalga un tigre después de dos derrotas sonadas; y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que tanto apelaba al voto moderado, ha estado dando cabezazos cual radical desconcertado, ese no es su papel, sino el de la moderación y el centrismo. Ambos deben asumir primero su resultado, y segundo, que deben colaborar y no poner más palos en las ruedas a España, o sea a los españoles, o sea a cuantas personas residen y viven aquí, sea cual sea su origen, su procedencia, su religión o su lengua, porque en este país conviven ya más de ciento cincuenta nacionalidades y es cada vez más global, lo que significa que cada vez es humana y culturalmente más rico.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress