Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 5 de abril de 2016
REMITIDO

Conocer y mejorar el estado de ánimo

Guardar en Mis Noticias.

El estado de ánimo define la actitud que una persona tiene en una etapa concreta de su vida, que le predispone y condiciona para vivir la misma. Hay teorías que apuntan a la relación entre energía y tensión para que se deriven unos u otros estados de ánimos, por lo que habría que saber identificar las causas de la falta de equilibrio para evitar los que son negativos, como el estar deprimidos o apáticos.

[Img #46828]Todo influye, todo nos condiciona. Solemos pensar que nuestras sensaciones son causa del cansancio por el trabajo, de nuestra suerte o del éxito o fracaso en las relaciones con los demás, pero no todo son parámetros externos. Es cierto que quien ocupa un puesto de trabajo que le frustra o con el que no se siente realizado tenderá a estar alicaído de forma permanente, pero también hay que vigilar el buen descanso, la alimentación sana y equilibrada, el ejercicio físico o incluso la forma de pensar, la actitud que voluntariamente adoptemos en la vida.

 

Los estados de ánimos son diferente a las emociones que alguien pueda experimentar en un momento concreto, aunque son conceptos estrechamente relacionados. Suelen ser la respuesta fisiológica a un estímulo externo, una información que nos causa alegría, tristeza, sorpresa, enfado, frustración… El estado de ánimo de una persona tampoco tiene que ver con su personalidad, pues ésta la define siempre, no en una etapa.

 

Cuando es difícil controlar los estados de ánimo

 

Gran parte de la literatura existente en torno a los estados de ánimo se dirige a personas que no padecen un trastorno psicológico identificable, como es el autismo. El autismo es un trastorno que impide a quien lo padece interaccionar socialmente de la forma adecuada o comunicarse correctamente. La persona repite un patrón de comportamiento, siendo éste bastante limitado.

 

Para tener un conocimiento más concreto sobre qué es el autismo habría que diferenciar también los diferentes tipos de autismo. Dentro de los conocidos como trastornos generalizados del desarrollo o trastornos del espectro autista están también el Síndrome de Asperger, el Síndrome de Rett, el Trastorno de desintegración infantil y el Trastorno generalizado del desarrollo no especificado. Aunque queda mucho por hacer, los avances en el campo de la investigación han permitido facilitar la detección y el tratamiento ya desde las primeras etapas del autismo infantil.

 

El niño que padece autismo o algún otro de los trastornos del espectro autista tiene necesidades educativas especiales, pero también el derecho a recibir una buena educación especialmente dirigida a su desarrollo personal y social. Padres y madres deben afrontar la situación sin pesimismo, mientras que las administraciones públicas deben proveer al sistema educativo de los recursos necesarios para los niños y niñas. El profesorado debe estar correctamente formado y capacitado para atender a quienes padecen autismo, mientras que al resto de alumnos, padres y madres se les pide, como mínimo, comprensión y apoyo.

 

Y es que el autismo cuenta en demasiadas ocasiones con una fehaciente falta de comprensión. Los pacientes suelen tener dificultades para controlar sus emociones y estados de ánimo, lo que afecta a quienes están a su alrededor. Con el correspondiente tratamiento pueden irse mitigando sus efectos, por lo que se sugiere que se facilite a los niños con autismo juegos y otras herramientas con las que aprender a gestionar esas sensaciones.

 

El año pasado leíamos con estupor cómo un grupo de padres y madres declinaron llevar a sus hijos al colegio como protesta por tener que compartir clase con una niña con una patología del espectro autista. Era una forma de forzar su expulsión por las situaciones que tenían lugar en clase, pero la familia de la niña vivió un verdadero infierno. Ella era consciente de lo que ocurría y, lógicamente, le afectaba, lo que no hacía sino empeorar la situación. El debate quedaba abierto en torno a las responsabilidad de cada cual y a la forma de evitar situaciones de este tipo.

Cómo se puede mejorar el estado de ánimo

Hay una frase atribuida a Frida Khalo que indica que ser feliz debe ser un propósito. Y, desde luego, el estado de ánimo tiene mucho que ver con la felicidad. Merece la pena que pongas de tu parte porque, además, la felicidad se contagia. Hazlo por ti y por quienes están a tu alrededor.

 

La alimentación

 

Es la base de todos. Hay alimentos que vienen bien para la estabilidad emocional, como los ácidos grasos omega 3 presentes en los pescados azules. Por su parte, el triptofano de los huevos, los cereales, los garbanzos o los frutos secos liberan serotonina, que inhibe la ira. Come también chocolate, hierba mate, verduras de hoja verde, carne, pan y pasta para beneficiarte de otros compuestos como la teobromina, la fenilalanina, las vitaminas B y C o el ácido fólico para el buen funcionamiento de tu “máquina”.

 

El ejercicio

 

El ejercicio físico contribuye objetivamente al buen estado emocional, desde un punto fisiológico. Hace a quien lo realiza sentirse bien, ganar en seguridad, estar a gusto consigo mismo.

 

Si algo que funciona muy bien en lo que psicología se refiere es que el espejo devuelva una imagen de nosotros mismos que nos guste. Y, en muchas ocasiones, la clave está en bajar de peso. El ejercicio y la alimentación son parte fundamental, pero también ayudan suplementos quemadores de grasa como la Garcinia Cambogia, y otros tantos que te invitamos a probar siempre y cuando cuenten con las garantías necesarias.

 

La música

 

La música es terapia, tiene un asombroso efecto sobre nosotros mismos, de forma que puede contribuir a cambiar tus emociones y mejorar tu estado de ánimo o, por el contrario, empeorarlo. De los conocidos poderes de la música han surgido incluso disciplinas como la musicoterapia, que intentan ayudar a que nos sintamos mejor.

 

Podrás aumentar sus efectos si combinas la música con la práctica de otro pilar, como es el ejercicio físico. La amplia gama de herramientas que existen para facilitar la tarea suponen, sin duda, buenas noticias. De entre los auriculares deportivos existen los que son con bluetooth, los que aplican la última tecnología para dar las máximas facilidades. El artículo compara varios de ellos para evitarte la búsqueda “auriculares bluetooht deporte”.

 

Recuerda que está en ti tener una buena actitud, controlar tus emociones y tener estados de ánimos positivos.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress